Búho Americano

Búho Americano

Búho Americano

Bubo virginianus

Algunos lo conocen como búho cornudo o búho real americano, según la región. Esta ave estrigiforme es una especie muy conocida en Norteamérica, si bien está distribuida a través de una amplia parte del continente. Es la segunda especie de búho más grande de América y posee al menos 16 subespecies.

Orden: Strigiformes
Familia: Strigidae
Género: Bubo

Descripción

El tamaño del búho americano varía entre las zonas. En general, un adulto mide de 43 a 64 centímetros de longitud y la envergadura, o medida entre las alas extendidas, es de 91 a 153 centímetros. Su peso está en torno a los 680 gramos y 2.5 kilos. Normalmente la hembra es más grande y pesada que el macho, pero a primera vista ambos sexos son muy parecidos entre sí.

Es su cuerpo robusto, su cabeza redondeada, su pico corto, su cola relativamente corta, sus alas anchas y redondeadas y sus patas cortas. No tiene orejas; el oído externo izquierdo está situado un poco más bajo que el derecho. Pese a que ha sido llamado “búho cornudo”, no posee cuernos; este nombre deriva de la presencia de mechones de plumas situados a cada lado de la cabeza que se asemejan a cuernos y orejas largas. Las hembras cuentan con un extra: un parche de incubación en la zona inferior del cuerpo.

Las hembras cuentan con un parche de incubación en la zona inferior del cuerpo.

Plumas marrones cubren el cuerpo del búho incluso en las patas hasta las garras. En conjunto, el plumaje posee tonos más oscuros en algunas partes, lo que permite al ave camuflarse entre los árboles. El cuello es blancuzco o ligeramente anaranjado, y la zona inferior del cuerpo suele ser más oscura. El redondo disco facial es marrón, rojizo o gris, pero definitivamente destaca.

Características del búho americano

Búho americano – Bubo virginianus

Distribución y hábitat

El búho americano es nativo de América y su rango de distribución abarca desde la línea de árboles del Ártico en Canadá y Alaska hasta Sudamérica, cerca del extremo sur de Brasil. En total, su presencia se ha registrado en los siguientes países y territorios: Canadá, Estados Unidos, México, Belice, Guatemala, Bolivia, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Uruguay, El Salvador, Guayana Francesa, Argentina, Brasil, Honduras, Guyana, Paraguay, Perú, Nicaragua, Surinam y San Pedro y Miquelón.

Es capaz de vivir en muchos tipos de hábitats, lo que incluye praderas, pantanos, bosques mixtos, caducifolios y de coníferas, selvas, matorrales, chaparrales, sabanas, tundra, taiga, zonas montañosas, orillas de lagos y hasta desiertos y zonas agrícolas. También se le ha encontrado en entornos urbanos, suburbanos y costeros. En general, tolera altitudes desde el nivel del mar hasta 2,040-3,352.8 metros.

Alimentación

Bubo virginianus es un ave carnívora, y su eficaz sentido de la vista le permite cazar desde pequeños insectos hasta grandes liebres. Se le considera un cazador oportunista pues no está especializado en una presa específica, y aprovecha el avistamiento de una para capturarla.

Es un ave carnívora que caza desde pequeños insectos hasta grandes liebres.

La alimentación diaria del búho real depende de la disponibilidad de presas, pero la mayoría de estas son vertebrados terrestres. Su dieta incluye zarigüeyas, ratones, ratas, patos, gansos, conejos, liebres, mofetas, ranas, escorpiones, reptiles como las serpientes, crustáceos acuáticos, puercoespines y hasta gatos domésticos. No desdeña aves más pequeñas. En los campos, desiertos, praderas y sabanas los roedores son la parte más importante de su dieta, y en los sitios junto a cuerpos de agua los animales acuáticos tienen el infortunio de ser alimentos comunes.

Por lo general, el búho sale a cazar durante la noche. Sus plumas suaves no producen ruido al volar, por lo que, sigiloso y con el oído y la vista aguzados, detecta un ratón a una distancia de hasta 23 metros. Una vez cerca de su comida, la sujeta con las garras y se aleja hacia un sitio tranquilo para comerla. Como todos los estrigiformes, traga entera su comida o la parte y traga los pedazos.

Comportamiento

La especie es básicamente solitaria excepto durante la temporada reproductiva. Sus hábitos son nocturnos; realiza muchas actividades al anochecer y al amanecer. Una vez que se instala en un árbol, no se aleja del sitio aledaño a menos que la disponibilidad de presas disminuya o se produzca algún otro evento extraordinario. Ergo, no es un ave migratoria.

El búho americano ulula para defender su territorio o buscar un individuo para aparearse.

Durante la época reproductora, la pareja defiende un territorio y los individuos pueden tornarse más agresivos al intentar defenderlo. Sin embargo, no es un ave especialmente territorial en otras temporadas y es usual que se introduzca en los rangos de hogar de otros búhos, pues estos solo pueden defender áreas pequeñas.

La comunicación se basa principalmente en vocalizaciones. El búho americano ulula para defender su territorio o buscar un individuo para aparearse. El sonido que sale de su garganta suena al típico “hoo-hoo, hoo-hoo” y es tan sonoro que puede escucharse a varios kilómetros de distancia.

Información sobre el búho americano

Búho americano o cornudo en su hábitat natural.

Reproducción

Alrededor de los 2 años de edad, Bubo virginianus alcanza la madurez sexual y comienza a manifestar comportamientos en pos de la reproducción. Es una especie monógama, así que un individuo se aparea solo con uno durante toda su vida. Cuando la temporada de apareamiento está próxima, los búhos ululan con frecuencia para llamar la atención de los individuos más próximos y así conseguir pareja. Una vez resuelto esto, se aparean en enero o febrero (en algunas regiones) y después se instalan en un nido abandonado. Durante las próximas semanas, la pareja es sumamente territorial.

Ululan con frecuencia para llamar la atención de los individuos y así conseguir pareja.

El número de huevos por pareja es variable, si bien 2 es un número común. Los polluelos salen del cascarón tras 30-37 días de incubación, y seguidamente son cuidados por sus padres. A las 10-12 semanas de edad, comienzan a volar.

Amenazas y conservación

La especie está incluida en la categoría “Preocupación Menor” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El rango de distribución es aún amplio y su población es numerosa, lo que ha mantenido a la especie lejos de las categorías de peligro.

En su hábitat natural carece de depredadores; en ocasiones es víctima de cuervos, mapaches y hasta seres humanos. En gran parte de su zona de distribución está protegido de la caza, pero el uso de plaguicidas ha llegado a afectar la salud de algunos individuos.