Lechuza Común

Lechuza Común

Lechuza Común

Tyto alba

La llamada lechuza de los campanarios, lechuza blanca o lechuza común es un ave estrigiforme que pertenece a la familia de las lechuzas. Una vez que es observada, es fácilmente identificable ante otras aves de presa.

Está muy extendida en el mundo, y tiene un gran número de subespecies diseminadas en varias regiones.

Descripción

Tyto alba es un ave mediana cuyo plumaje exhibe un color pálido en comparación con otras especies de lechuzas. La parte superior del cuerpo, incluyendo la espalda y el dorso de la cabeza, es de un tono casi dorado en el que se intercalan partes grises. El pecho y el vientre son completamente blancos, solo interceptados por minúsculas motas grises a los costados y en el pecho. Tiene un blanco disco facial en forma de corazón en el que destacan los ojos oscuros bordeados de pequeñas plumas marrones.

Orden: Strigiformes
Familia: Tytonidae
Género: Tyto

El cuerpo es de tamaño mediano. Los adultos miden unos 33-39 centímetros de longitud y pesan alrededor de 260-555 gramos. Dada la gran cantidad de subespecies, las medidas pueden variar mucho entre sí, pero generalmente, las lechuzas comunes que viven en islas tienden a ser más pequeñas, y las hembras de todas las subespecies suelen ser más grandes que los machos; en adición, ellas tienen más y más grandes motas oscuras en parte del pecho. La figura de los individuos es alargada y poco robusta. La cola es corta y cuadrada, las alas anchas y alargadas y las patas son relativamente largas.

Distribución y hábitat

Vive en todos los continentes salvo la Antártida y en muchas islas, por lo que se le considera el ave más extendida del mundo.

La lechuza común es prácticamente una especie cosmopolita, pues se ha adaptada a innumerables regiones y hábitats. Claro, excepto en aquellas zonas de clima extremo. Puede encontrársele en todos los continentes salvo la Antártida, y en muchas islas, por lo que se le considera el ave más extendida del mundo. Su rango geográfico abarca Europa (menos Malta y algunas zonas nórdicas e islas escocesas), África (menos el desierto del Sahara), el sureste de Asia, el subcontinente indio, toda América, Australia e islas del Pacífico.

Algunos países que lo albergan son India, Estados Unidos, Chile, Reino Unido, Francia, Papúa Nueva Guinea, Eslovenia, Belice, Rusia, Brasil, Turquía, Venezuela, República Checa, México, Bolivia, Marruecos, Israel, Singapur, Etiopía y Luxemburgo. Está muy vinculada con las zonas urbanas; es por eso que se la llamado lechuza de los campanarios. Prefiere vivir en paisajes abiertos o poco arbolados como brezales, pantanos, tierras agrícolas y jardines grandes. Anida en agujeros de árboles y estructuras altas de graneros o edificios ruinosos.

Características de la lechuza común

Lechuza común – Tyto alba

Alimentación

La lechuza común mantiene una alimentación carnívora plena de pequeños mamíferos terrestres, especialmente roedores, aunque de vez en cuando se lleva a la boca aves pequeñas, ranas y algunos insectos. Su dieta depende de la zona en donde vive; en algunas puede consumir mayor cantidad de ratones u otras presas que en otras. Por ejemplo, en Norteamérica las presas más comunes son los topillos y las musarañas, mientras que en Cabo Verde los geckos conforman la base de su alimentación.

Rompe en trozos el cuerpo de su víctima y los traga con piel y huesos.

Una visión general de las presas indica que ratones de campo, ratones almizcleros, liebres, conejos, ratas, musarañas, topillos, lemmings, murciélagos, chorlitos, estorninos, mirlos, peces, escorpiones y cangrejos de río suelen ser consumidos, aunque estos dos últimos en menor medida. La cantidad de alimento diario necesario depende del tamaño del individuo y la época del año, pero se sabe que las hembras consumen cerca de 60.5 gramos de alimento diario, lo que corresponde a un 10 por ciento de su peso total.

Tyto alba caza durante la noche en terrenos abiertos o semiabiertos. Vuela lentamente a escasa altura, con la vista y el oído atentos ante cualquier movimiento y sonido, y cuando detecta una presa, vuela rápidamente hacia ella y la toma con las garras o el pico. Normalmente rompe en trozos el cuerpo y los traga así, con piel y huesos.

Información sobre la lechuza de los campanarios

Lechuza común en su escondite

Comportamiento

Esta especie es muy activa durante la noche, al amanecer y al anochecer; sin embargo, en circunstancias especiales no tiene más remedio que cazar en el día. Prefiere pasar las horas diurnas descansando en agujeros de árboles, campanarios de iglesias, grietas de acantilados y demás estructuras hechas por el hombre. Pocas poblaciones son migratorias.

Reproducción

La lechuza común se describe como monógama y se aparea con un mismo individuo durante toda su vida, aunque claro, existen excepciones. En zonas tropicales no existe una temporada de reproducción pues puede criar durante todo el año, pero en zonas áridas tiene lugar en períodos húmedos, mientras que en las más húmedas sucede en la temporada seca.

Las hembras alcanzan su madurez sexual a los 10-11 meses de edad, pero los machos esperan un poco más de tiempo. El macho corteja a la hembra con varios tipos de exhibiciones de vuelo y la demostración del sitio de anidación, mientras entra y sale del nido. Antes de que la hembra ponga huevos, el macho le ofrece una presa como obsequio. Ella pone regularmente de 4 a 6 huevos blancos, y los incuba pacientemente durante 32-34 días continuos. En ese tiempo, el macho no incuba, pero sí lleva alimento a su pareja. El lapso entre la puesta de un huevo y otro es de 2-3 días. Los padres los alimentan una vez que han salido del cascarón, pero no más de unos 25 días.

Amenazas y conservación

Se ha encontrado rastros de pesticidas en cadáveres de lechuzas, presumiblemente por consumo de roedores.

Tyto alba es una especie generalizada, con una población grande y un rango geográfico extenso, por lo que no se encuentra en peligro de extinción. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la ha colocado en la categoría “Preocupación Menor”.

La población global es estable, aunque algunos individuos sufren la pérdida de hábitat, la persecución (sobre todo en Gran Bretaña), colisiones con estructuras construidas por seres humanos y el envenenamiento con pesticidas y sustancias para eliminar roedores. Se ha encontrado rastros de pesticidas en cadáveres de lechuzas, presumiblemente por consumo de roedores.