Reproducción del Búho y Lechuza

Reproducción del Búho y Lechuza

Reproducción del Búho y Lechuza

¿Cómo se reproducen los búhos?

Según su forma de reproducción, los animales se dividen en ovíparos, ovovivíparos y vivíparos. Los búhos y las lechuzas están incluidos en el primer grupo, ya que, en lugar de dar a luz crías vivas, ponen huevos y de estos emergen los polluelos, tras unos días o semanas de incubación.

La mayoría de las especies del orden Strigiformes son monógamas. Esto significa que ni el macho ni la hembra que forman una pareja reproductiva se aparean con otros individuos durante una temporada reproductiva. Incluso, las parejas pueden permanecer juntas durante toda su vida, a menos que uno de los individuos muera o se produzca algún otro evento extraordinario.

Los detalles de la reproducción de los búhos son interesantes por muchas cosas. Por ejemplo, a diferencia de muchas aves, ellos muy rara vez construyen nidos, y en cambio, cual aves oportunistas, prefieren utilizar nidos abandonados o viejos que encuentran en los troncos o en grietas de rocas, cuevas y edificios. Las especies más pequeñas usan más las cavidades que los agujeros de los troncos de los árboles, y las más grandes, dada la dificultad para encontrar un nido que soporte su peso y tamaño, suelen anidar en grietas del suelo.

Muy rara vez construyen nidos, y en cambio, prefieren utilizar nidos abandonados o viejos.

Por lo general, las especies que viven en entornos sin árboles anidan bajo tierra o en el suelo. El mochuelo de madriguera (Athene cunicularia) es un caso aparte, puesto que no anida ni árboles o grietas, sino precisamente en madrigueras abandonadas de mamíferos. Algunas especies son menos inocentes, pues se sabe que son capaces de atacar y matar al dueño de un nido para después ocuparlo. Cuando ya tienen su lugar, pueden dejarlo tal como está o acondicionarlo; tal vez un poco de hierba, ramitas y plumas sobre la superficie son útiles para hacer el nido más cómodo y más seguro, con tal de evitar que los huevos resbalen.

Hábitos reproductivos de los búhos y lechuzas

Polluelo de búho nival – Bubo scandiacus (31 días de nacido)

La disposición del nido suele ser una tarea llevada a cabo por el macho antes del apareamiento, toda vez que la estructura tiene cierto peso en la elección de la hembra: en algunas especies, ella escoge al macho que le muestra el nido más grande y con mayor alimento. Sin embargo, otras especies se instalan en el nido después de que se unen.

La madurez sexual es alcanzada entre el primer y tercer año de vida, aunque claro, esto depende de la especie. Muchas de las especies de menor tamaño maduran sexualmente alrededor del primer año, y las grandes o medianas lo hacen a los 2 años de edad o un poco después. A partir de entonces pueden comenzar a aparearse, pero no comienzan a hacerlo hasta que tienen la posibilidad de disponer de un nido.

Cortejo

La temporada de reproducción varía enormemente entre las especies, las subespecies, las regiones y otras características, pero es frecuente que inicie en la primavera, cuando la comida es abundante y el clima es agradable. Generalmente, los machos son quienes realizan el cortejo más llamativo. Para esto, el macho de una especie determinada puede hacer lo siguiente:

  • Realizar exhibiciones de vuelo para impresionarla.
  • Ofrecerle comida; una presa es un obsequio “nupcial”. En este caso, el macho deja caer la comida cerca de la hembra con el objetivo de captar su interés.
  • Vocalizar. Muchos machos ululan o emiten otros tipos de sonidos que llaman la atención de las hembras.

Todo el proceso de cortejo puede durar desde varios minutos hasta algunas horas.

Incubación

En general, las hembras de los estrigiformes ponen de 1 a 14 huevos.

Si la hembra pierde el miedo hacia el macho y su cortejo la convence, se acerca a él, y entonces pueden aparearse poco tiempo después. En general, las hembras de los estrigiformes ponen de 1 a 14 huevos, pero el número varía según la abundancia de presas de la temporada y claro, la especie. Normalmente no ponen más de 3 o 4 huevos, pero puede depositar hasta 6 o más si la comida es muy abundante. Los huevos, de cáscara blanca o ligeramente azulada y forma casi esférica, son expulsados con algunos días de diferencia.

Proceso reproductivo de búhos y lechuzas

Cría de búho de cuatro meses de vida

En la mayoría de los casos, la incubación de los huevos recae en la madre, quien a partir de la colocación del primero no se separa del nido salvo en situaciones especiales, como el ataque de un depredador. Durante todo el tiempo de incubación el macho se encarga de salir a cazar y llevarle comida, pero esto no impide que ella pierda un poco de su peso corporal.

El período de incubación registra poco más o poco menos de 1 mes, o unas 4-5 semanas.

Cuidado parental

Una cría empieza a volar entre las 9 y las 10 semanas de edad.

Una vez que los indefensos polluelos están fuera del cascarón, ambos padres proporcionan alimentos y cuidados rigurosos hasta que unas 6 semanas más tarde comienzan sus primeras excursiones fuera del nido. A esas alturas, ya el plumón ha dado paso a las plumas y los polluelos guardan un considerable parecido con sus padres. Las crías de estrigiformes crecen rápidamente. Entre las 9 y las 10 semanas de edad, los pequeños empiezan a volar.